Fernando Krasovitzky se encontró con el arte y la fotografía de manera circunstancial luego de sobrellevar la trágica pérdida de su esposa. Buscando mitigar la tristeza y el dolor viajó a algunos de los sitios más inhóspitos y desolados, y tuvo la fortuna de presenciar una belleza jamás imaginada e imposible de describir con palabras. Fue así que decidió capturar su esencia a través de la cámara y compartirla con el mundo.


        Fernando nació en Buenos Aires, Argentina, y a los cuatro años de edad emigró junto con su familia a México. Al poco tiempo desarrolló un fuerte apego y amor por su país adoptivo y, entrada la adolescencia, decidió sellarlo obteniendo la ciudadanía.


       Asimismo, estudió Administración de Empresas en la Universidad Iberoamericana y trabajó durante casi 20 años en el mundo corporativo, actividad que lo terminó llevando a Miami FL, donde reside actualmente con sus dos hijos pequeños, Natalia y Nicolás, a quienes enseña el arte de la fotografía con la esperanza de, algún día, recorrer y retratar juntos los lugares más maravillosos de este planeta.