La idea de una asociación de productores de vino mexicano-estadounidenses fue revivida en mayo de 2010, durante una reunión informal de los viticultores reunidos en el patio de un hotel de la era colonial en Morelia, Michoacán, México. 

        Los viticultores de Napa Valley y Sonoma Valley estaban en Morelia para verter sus vinos en la Feria del Estado de Michoacán, en la invitación del Gobernador de Michoacán a sugerencia de Rolando Herrera de la casa vinícola Mi Sueño Winery. Rolando había sido invitado personalmente por el Gobernador y sugirió a éste que la invitación debía extenderse a otros productores de vinos mexicanos de California.
         
Regresar